- - | Por: | Programa: eRRemental (12:00 - 14:00 hrs.) | Más tarde: Sonic Arsenal (14:00 - 16:00 hrs.)

 
7 años
Las elecciones abiertas de América Latina
Viernes, 01 de Abril de 2016 759 Carolina Ruiz

Las elecciones abiertas de América Latina

Desde prisión, el colombiano que hackeó las elecciones en nueve países de América Latina contó cómo a través de espionaje, ciberataques, clonación y 30 mil bots, el actual presidente de México ganó las elecciones en 2012, de lo cual aún hay pruebas físicas.

De acuerdo con Bloomberg Businessweek, Andrés Sepúlveda, uno de los hackers más populares de la región, fue contratado desde el 2008 por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en México, con el fin de ayudar a su candidato presidencial, Enrique Peña Nieto, desde un frente más digital y oculto.

Y lo logró.

“Cuando Peña Nieto ganó, Sepúlveda comenzó a destruir pruebas. El perforó las unidades flash, discos duros y teléfonos celulares, frió sus circuitos en un microondas y luego los hizo pedazos con un martillo. Él trituró documentos, los tiró en el baño, y borró servidores rentados en Rusia y Ucrania de manera anónima con bitcoins”, detalla la publicación.

Al describir esta escena, Bloomberg explica que para él era como desmantelar la historia secreta de una de las campañas más sucias en América Latina en los últimos tiempos, cuya complejidad y alcance repite más de dos veces a lo largo de la entrevista.

Entre las actividades que Sepúlveda realizó respaldado por el actual partido en el poder, Bloomberg menciona la colocación de software malicioso en los routers de los equipos de campaña de ambos candidatos de la oposición; intervención de smartphones; manipulación de redes sociales y envío masivo de mensajes y llamadas telefónicas a los electores.

J.J. Rendón

Como parte de su entrevista, Sepúlveda le proporcionó a Bloomberg Businessweek una copia de su correspondencia electrónica con el que fuera su contacto en Miami para trabajar durante las elecciones del 2012 en México, a favor de Enrique Peña Nieto.

Quien trabajo con Andrés Sepúlveda para coordinar acciones estratégicas en beneficio del candidato del PRI, es Juan José Rendón, uno de los consultores políticos con mayor influencia en la política en Estados Unidos y el resto de América.

J.J. Rendón tiene tal influencia, que sus campañas incluyen 29 de 34 elecciones ganadas, entre ellas las últimas de Colombia, Honduras y por supuesto, México. Nicolás Maduro, actual presidente de Venezuela, lo califica como “el enemigo número uno de Venezuela”.

El artículo fue liberado en su versión electrónica el 31 de marzo, y como parte del seguimiento de los medios de comunicación en idioma hispano, El País buscó a J.J. Rendón, que declaró para este medio categóricamente:

“Son correos falsificados. Él se crea una cuenta con mi nombre y se cruza los mensajes él mismo. Ya lo hizo una vez en Colombia y la fiscalía demostró que eran falsos. Yo guardo todos mis correos de 1995, los mensajes de texto, citas y las llamadas telefónicas. Tengo archivados más de 600 mil correos y no hay ninguno de Sepúlveda. Nunca he cruzado correos con él”, dijo el consultor político al diario español.

Sepúlveda cumple una sentencia de 10 años de prisión por cargos que incluyen software malicioso, conspiración delictiva, violación de datos personales y espionaje en el famoso caso de intervención en las elecciones de Colombia en 2014.

De acuerdo con lo descrito por Bloomberg, él no tuvo ningún contacto con los candidatos a los cuales ayudó a ganar elecciones.

Mientras los medios se ocupaban de su vida personal, él conservó bajo perfil respecto a este caso, hasta su entrevista, gracias entre otras cosas, al uso de intermediarios y de empresas consultoras.

“Mi trabajo consistía en realizar acciones de guerra sucia y             operaciones psicológicas, propaganda negra, rumores, todo el lado oscuro de la política que nadie sabe que existe, pero todos pueden ver”.

“Mexicans… talk too much”

El portavoz de una de las firmas calificadoras con más influencia en el mundo, y en América Latina por supuesto, le dijo a esta reportera que toda la región y sobre todo México eran exportadores natos de hackers y ciberactivistas, por una vocación de defensa a los más débiles y un complejo de “David y Goliat”, propia de los países con gobiernos autoritarios.

“Porque la inteligencia”, - dijo con una sonrisa, “la inteligencia es lo único que tienen estos jóvenes ante los grandes brazos del poder en los países tercermundistas”.

De acuerdo con lo compartido por Bloomberg, el hacker colombiano fue testigo de la violencia de las guerrillas marxistas de Colombia, lo que provocó que como adulto se uniera al sector de la derecha en América Latina.

“Él creía que su hacking no era más diabólico que las tácticas de aquellos a los que se oponía, como Hugo Chávez y Daniel Ortega”, describe la entrevista de la revista de Bloomberg.

Aunque México exporta hackers al mundo, Andrés Sepúlveda dice que casi no trabajó con ellos. Los evitó porque “hablan mucho”.

Los “peñabots”

Mientras los estudiantes en México empezaba a hacer uso de las redes sociales para defender sus ideas políticas, él lideraba al ejército de bots que ayudaron a Peña Nieto a mantener sus conteos nivelados y las discusiones en social media sin mayores consecuencias, todo a través de equipo rentado mediante bitcoins, para evitar cualquier rastreo común.

En 2012, el equipo de Estrategia Digital de Enrique Peña Nieto, cuya vocera era Alejandra Lagunes, actual Coordinadora de la Estrategia Digital Nacional, dijo a medios locales que todos los candidatos habían hecho uso de “bots” y que era fácil detectarlos, aunque ignoraban su origen o quien los manejaba.

Los resultados de la intervención de Andrés Sepúlveda lo hacen uno de los personajes con mayor influencia en la política contemporánea de América Latina.

De acuerdo con la publicación, sólo el PRI realizó comentarios respecto a este material.

Con el fin de reducir su condena y ayudar a su imagen pública, Sepúlveda decidió contar su historia a Bloomberg Businessweek y revelar que los documentos que respaldan que México tuvo en 2012 las elecciones más sucias de América Latina, siguen existiendo y los conserva como un seguro de vida.

 

Comentarios

Síguenos

Descarga la app Rock 101
Últimos especiales Rock 101